En el mundo, el 20% de los trabajadores es propenso a padecer un desorden mental en algún momento de su vida según la organización: United for Global Mental Health (GMH). Son tantas las exigencias laborales en regiones como América Latina que la OMS estima que entre el 21 y 32% de casos de hipertensión se deben a esta falta de balance en las cargas laborales. 

En esta coyuntura de pandemia, el índice de Salud Mental (MHI) para mayo de este año encontró que las probabilidades de padecer estrés postraumático en los trabajadores a nivel global incrementaron un 55%. Además, los trabajadores han perdido el 59% de su capacidad de concentración durante el trabajo remoto. 

Entre los mayores riesgos percibidos en los entornos laborales se encuentra el deterioro de la salud mental y el agotamiento en la empresa. De acuerdo con una encuesta realizada a 1380 directores de recursos humanos y de riesgos laborales por Mercer Marsh, este agotamiento también puede resultar en lo que popularmente se conoce como burnout. 

El burnout es un síndrome que está directamente relacionado con el estrés crónico en el trabajo. Sus síntomas son el agotamiento extremo, apatía hacia el trabajo y una reducción en el desempeño, según la OMS. Los empleados que padecen este trastorno son 63% más propensos a ausentarse de su puesto y la probabilidad de que busquen un nuevo empleo incrementa en un 2,6% según la organización de análisis y asesoría de empresas, Gallup. 

De otro modo, tener empleados desconectados en el trabajo podría causar 37% más ausentismo laboral, bajar la productividad un 18% y reducir tu rentabilidad en un 15% según este mismo estudio,  Por estas razones, y otras que te vamos a mencionar más adelante, invertir en la salud mental de tu equipo es crucial durante esta época. 

La importancia de invertir en la salud mental laboral

Los equipos más inspiradores trabajan gracias a su bienestar emocional. Si brindas las alternativas para apoyar su calidad de vida en el trabajo podrán ser más productivos e impactar el desempeño de tu empresa. De acuerdo con el Instituto Méxicano del Seguro Social (IMSS),  la productividad de una empresa puede disminuir en un 40% si los empleados están desmotivados.

  1. Promoviendo la salud mental reducirás el ausentismo laboral

Si piensas que evadir las políticas de bienestar para tus empleados te ahorrará dinero, estás completamente equivocado. Con jornadas intensas y sin regulación harás que tus empleados se ausenten para lidiar con el estrés o ansiedad. Por tal razón, invertir en su bienestar emocional puede traer ventajas a largo plazo. 

De hecho, un reporte del Office of National Statistics encontró que en total 16 millones de días productivos se pierden al año debido a enfermedades relacionadas con la salud mental teniendo en cuenta toda la fuerza laboral. Cuidar este aspecto en tu equipo es muy importante en la empresa ya que el 62.2% de razones por las que los empleados se ausentan del trabajo tienen que ver con este tipo de bienestar. 

  1. La tasa de rotación de tu empresa será menor si te preocupas por el ambiente laboral

Cuando una empresa empieza a crecer rápidamente tiende a poner la satisfacción laboral en un segundo plano. Lo mejor es que mantengas tu tasa de rotación lo más baja posible por diversas razones. Entre ellas, los costos de contratación que incluyen  entrevistas, publicidad de las vacantes, capacitaciones etc. Además, cuando hay un nuevo miembro éste tarda por lo menos uno o dos años en alcanzar la curva de aprendizaje del que ocupaba el puesto anteriormente. 

De otro modo, cuando hay mucha rotación de empleados se pierden las relaciones, confianza y se genera un sentimiento de inseguridad y de miedo en los empleados que continúan en la empresa. Esto tampoco es saludable para su bienestar y menos para generar cultura en la empresa. 

Para evitar estos inconvenientes puedes optar por trabajar en el bienestar de tus empleados. Varios estudios han demostrado que recibir tratamiento para la depresión en las empresas reduce el ausentismo y presentismo de un 40% a un 60%.  Este último término se refiere a trabajar con altos niveles de estrés y baja productividad.

  1. Trabajar en el bienestar de los demás aumenta su productividad

Una mente sana y equilibrada puede llevar al equipo a avanzar esa milla extra en su ejecución. Según un estudio de EAPs los costos de una baja productividad en una empresa se relacionan un 80% con el presentismo y un 20% con el ausentismo.

Es crucial que ellos estén enchufados en todo momento y para eso los empleadores deben enfocarse en la prevención y el cuidado con políticas de trabajo saludables. Entre ellas, idear estrategias de comunicación efectiva, darles la oportunidad a los trabajadores de practicar un deporte, una actividad artística o recreativa por fuera de la oficina. En casos más avanzados, brindar atención de primeros auxilios psicológicos es una gran opción. 

Los estudios demuestran que el 86% de los empleados, que recibieron ayuda con su trastorno de depresión, aumentaron su rendimiento. Asimismo, los trabajadores felices son un 12% más productivos. Es muy importante que cuides y estés atento a las necesidades de los equipos para generar un ambiente sano. 

¡Invertir en la salud de tu equipo de trabajo es una gran decisión! 

Además de mejorar el bienestar de tu equipo, invertir en la salud mental traerá beneficios a largo plazo para tu empresa. Evitarás el burnout, el ausentismo y aumentarás la productividad. 

Otros aspectos importantes como la retención cambiarán. Por cada dólar invertido en tratar la depresión y ansiedad hay un retorno de 5 dólares en salud y productividad según la OMS. ¿Qué esperás para ver estos resultados con un ambiente sano de trabajo? 

Related Posts

Leave a comment