Durante los últimos 2 años, las formas de trabajo, de aprender y de conectarnos han cambiado, aumentando naturalmente los conflictos. De ahí que las relaciones, ya sean personales o profesionales, pueden estar sintiendo tensiones. En las organizaciones, según el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje de España, uno de cada cuatro conflictos laborales se resuelve a través de la mediación. Muy poco ¿no?

Por eso, te compartimos 10 estrategias para afrontar y gestionar los conflictos en tu equipo de trabajo con el fin de evitar que disminuya la productividad y la tasa de rotación. Tu mayor desafío será cómo eliges enfrentar el conflicto y ser un líder consciente y efectivo. Si como líder no te ocupas de la prevención, el manejo y la resolución de manera adecuada, tu talento empezará a buscar ambientes de trabajo más saludables.

10 pasos para afrontar los conflictos laborales de tu equipo:

  1. Interviene en el tiempo correcto. No esperes hasta que el conflicto estalle. Si observas un posible problema y tienes evidencia de ello, empieza a actuar para revertirlo y evitar que impacte negativamente en el desempeño de los otros colaboradores.
  2. Respeta las diferencias. Como líder, en medio de un contexto cultural y generacional diverso, debes entender que existen diferentes formas de pensar y actuar. Analiza la situación desde varios puntos de vista para entender las necesidades de tus colaboradores y cómo evitar los conflictos a futuro.
  3. Ve el conflicto como una oportunidad. Dentro de cada problema existen aprendizajes. Los conflictos son una oportunidad para formar equipos de alto desempeño y desarrollar liderazgos excepcionales, con la autoconciencia para confrontar y solucionar las tensiones. El conflicto puede ser un habilitador saludable de crecimiento para el negocio y un progreso profesional para todos los involucrados.
  4. Anima a encontrar una solución. Una vez identifiques el problema y a los involucrados, invítalos a buscar una solución a mediano y largo plazo. Menciónales que esto será crucial para mejorar la comunicación interna del equipo y la empresa. No se trata de buscar culpables, sino soluciones.
  5. Habla con cada una de las partes involucradas en el conflicto. Elige el momento adecuado para reunirte con cada una de las personas relacionadas con la situación. Escucha todos los comentarios posibles y dedícales el tiempo necesario a estas conversaciones.
  6.  Evita los ataques personales. Las descalificaciones no pueden presentarse en ninguna circunstancia. El respeto ante todo. Por eso, implementa una dinámica comunicativa efectiva en el que todos puedan exponer su punto de vista, sin atacar al otro. Quizá las herramientas de la comunicación asertiva podrían funcionar para generar conversaciones sanas y efectivas:
  • Describir cómo se sienten en primera persona «me estoy sintiendo molesto…»
  • Manifestar lo que piensan «Pienso que el manejo de la situación no fue de la manera más correcta…»
  • Decir lo que quieren que suceda «Me gustaría que me preguntarán si estoy de acuerdo con…»

Aprende también cómo crear una cultura de bienestar en 5 pasos

7. Escucha con atención todo lo que tienen por decir. Evita las interrupciones. Anota las precisiones de cada uno de los colaboradores involucrados y formula preguntas para identificar si los argumentos expuestos fueron entendidos por todos. No tomes posición, tu rol como líder es mediar y ofrecer las soluciones más prudentes para la situación.

8. Utiliza un tono adecuado. Comunicarte de manera efectiva depende en gran medida de cómo te expresas. Si utilizas un tono asertivo, es decir, intentas resolver el conflicto, sin evitarlo o sacar otra conversación e intentas comprender al otro, estarás a un paso de resolver satisfactoriamente el conflicto.

9. Llega a acuerdos convenientes para cada parte.  Cada conflicto requiere una solución precisa, en la que se consideren todas las opiniones y sentimientos de los colaboradores. Ideal que todos estén de acuerdo con la solución pactada. De ser necesario, incentiva una petición de disculpas que refuerce el compromiso y el compañerismo.

10.Implementa programas de capacitación para líderes y colaboradores. Esto permitirá fortalecer las habilidades comunicativas que permitan afrontar los conflictos laborales de manera eficaz y evaluar periódicamente el clima laboral.

Lee también Cinco tips para tener una buena salud en el trabajo

Construir un buen clima organizacional favorece a la construcción de relaciones laborales sanas con menos conflictos. Además, aumentarás la productividad, disminuirás el absentismo y tendrás mayor compromiso de tus equipos.

Related Posts

Leave a comment