Cada 10 de septiembre, se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, establecido por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP), con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En este año 2022, el lema del Día Mundial de la Prevención del Suicidio es “Crear esperanza a través de la acción”.

Esta es una oportunidad para reflexionar acerca de la salud mental de las personas en todo el mundo; ya sea en el ámbito personal y/o laboral. De hecho, el Día Mundial de la Prevención del Suicidio invita a repensar la importancia del bienestar emocional para tener una mejor calidad de vida. Y al mismo tiempo, para hacer que las organizaciones tengan talento humano feliz, que pueda sentirse realizado desde una perspectiva integral. 

Debido a su trascendencia, en este Día Mundial de la Prevención del Suicidio, vamos a detallar algunas de las estrategias centrales para prevenir el suicidio y optimizar la salud mental de las personas a nivel global. 

1. Diseño de políticas estatales que incluyan la prevención del suicidio

De acuerdo con un estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), durante el año 2019, 97.339 personas se suicidaron en el mundo en América Latina. Además, se cree que habría que multiplicar por 20 esta cifra para obtener la cantidad de intentos de suicidio a nivel mundial. 

Ante este panorama desalentador, es imprescindible que en este Día Mundial de la Prevención del Suicidio, se reflexione acerca de las estrategias disponibles para fortalecer la salud mental.

De este modo, para prevenir los suicidios, es esencial actuar por medio de políticas de salud pública. Estas deben buscar:

  • La concientización de los problemas de salud mental.
  • Una correcta transmisión de conceptos e ideas por parte de los medios de comunicación.
  • Restricción de medios de suicidios, como armas de fuego, plaguicidas, etc.
  • Promoción de los distintos mecanismos prácticos que existen para una adecuada prevención de suicidios. Ello, ante casos de personas del entorno cercano que corran riesgos de intento de suicidio
2. Identificación de los factores de riesgo

Por otro lado, en este Día Mundial de la Prevención del Suicidio, es esencial detectar señales de alarma dentro del propio círculo familiar o social, como así también en el ámbito del trabajo

Como afirma una nota de Forbes, luego de la pandemia por Covid-19, la tasa de suicidios en la población infantil y adolescente aumentó en un 12%.

Asimismo, en este Día Mundial de la Prevención del Suicidio, se debe señalar que la muerte por suicidio es el tercer motivo de fallecimiento entre personas de 20 a 24 años en América Latina. A la vez, la población que tiene entre 45 a 59 años posee el índice de suicidio más alto. Y en segundo lugar, se encuentran los adultos mayores de 70 años. 

Frente a este contexto, en el que el margen etario no es un factor condicionante, existen ciertos elementos que predisponen al suicidio:

  • Antecedentes de suicidio dentro de la familia.
  • Casos de depresión y ansiedad.
  • Padecimiento de estrés laboral.
  • Violencia intrafamiliar.
  • Problemáticas de consumo de drogas y adicciones de todo tipo.

No obstante, más allá de los factores de riesgo que te hemos comentado, en este Día Mundial de la Prevención del Suicidio, lo cierto es que todos en algún momento podemos atravesar situaciones de vulnerabilidad emocional o ser testigos de ello. 

Por eso, es fundamental estar atentos para detectar casos de intentos de suicidio y poner en acción primeros auxilios de salud mental.

A continuación, te detallamos algunas de las principales señales a tener en cuenta, a propósito del Día Mundial de la Prevención del Suicidio:

  • Conversaciones relacionadas con la muerte como medio para la liberación del dolor físico y/o psíquico.
  • Máxima introversión.
  • Modificación en los estados de ánimo. 
  • Consumo y abuso de drogas y alcohol.
  • Búsqueda de elementos para autolesionarse
  • Comportamientos inusuales que no coinciden con el respeto por la vida, como autolesiones.
  • Despedidas inmotivadas y sin causa justificada. 
3. Promoción de estrategias de bienestar emocional 

Entre los pilares de salud para alcanzar el bienestar integral, está la salud mental. En efecto, la relación entre problemas de salud mental y la tasa de suicidios es estrecha. 

Durante muchos años, la salud mental ha sido estigmatizada. No obstante, actualmente, ha sucedido un cambio de paradigma al respecto. Y así, cada vez son más las personas que se ocupan de su propio bienestar emocional.

Por eso, en este Día Mundial de la Prevención del Suicidio, es fundamental promover el fortalecimiento de la resiliencia a través de recursos de bienestar emocional. 

Una de las principales estrategias para prevenir el suicidio es  la psicoterapia. En efecto, las ventajas de la Psicología online y presencial permiten cambiar conductas y tratar en un espacio terapéutico, distintos aspectos de la personalidad, que podrían contribuir con una mejor calidad de vida. 

Además, dentro del marco de este Día Mundial de la Prevención del Suicidio, se debe mencionar la positividad de la práctica del yoga y la meditación. De hecho, el yoga aumenta la productividad y el bienestar. Y en forma simultánea, permite tener más herramientas para ayudar a la persona a evitar situaciones de desborde emocional y estrés, que podrían culminar en una situación de suicidio.

En conclusión, el Día Mundial de la Prevención del Suicidio es una oportunidad para concientizar acerca de la importancia de la salud mental. Y asimismo, para conocer cuáles son las tácticas de prevención del suicidio

Así, es fundamental el mejoramiento del bienestar psicológico de las personas, para desarrollar la resiliencia individual. Y en consecuencia, a partir de este Día Mundial de la Prevención del Suicidio, tener más herramientas a la hora de  enfrentar momentos de vulnerabilidad emocional en el entorno personal y/o laboral. 

En relación con el sostén psicológico en ámbitos individuales y laborales, desde Momentu, nos especializamos en darles a las personas de las empresas que trabajan con nosotros, distintos recursos para fomentar la resiliencia. Por ejemplo: psicoterapia individual, coaching emocional y corporativo, yoga, musicoterapia y arteterapia.

Recuerda que gozar de una buena salud mental es imprescindible para llevar a cabo todas las actividades de la vida diaria. 

Por eso, a partir del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, es central que  desde tu compañía, fortalezcas la conexión entre la mente y el cuerpo de tus colaboradores. Y de esta manera, harás que se sientan más felices y puedan desarrollarse saludablemente en casa uno de sus ámbitos de desarrollo social.

Related Posts

Leave a comment