¿Sabías que mantener una actitud de gratitud aporta múltiples beneficios a los miembros de tu equipo y a tu organización?

Si, los elogios sinceros y las expresiones de gratitud tienen un impacto importante en el rendimiento individual de cada colaborador. Según un estudio realizado por Edenred, implementar un programa de reconocimiento laboral puede aumentar la productividad de los colaboradores hasta en un 44%. Por eso, te compartimos algunos detalles sencillos y fáciles de implementar que como líder podrás poner en práctica para tener equipos más felices y productivos.

  1. Visibiliza a tus colaboradores: Tomate el tiempo de saludarlos y comunicarte con ellos frecuentemente. Un “buenos días” o “¿Cómo estás?” son interacciones valiosas para conectar con ellos.  También puedes crear espacios para que los miembros de tu equipo compartan sus historias y en lo que están trabajando.
  2. Brinda feedback equilibrado: A los colaboradores les interesa saber qué están haciendo bien y qué pueden mejorar. Por eso, ofrece comentarios positivos y de desarrollo para que se sientan valorados; y críticos para potenciar sus oportunidades de mejora. Recuerda que, para no confundirlos, es importante que des el feedback positivo y negativo de manera separada.
  3. Aborda las oportunidades de crecimiento: El talento siempre quiere saber qué le depara el futuro frente al crecimiento en su carrera y organización. Por eso, tomate el tiempo para discutir explícitamente su potencial de crecimiento. Servirá también para que se sientan valorados.
  4. Ofrece flexibilidad: Puedes ofrecerles la opción de trabajar de forma remota o presencial con horarios flexibles. Los colaboradores lo interpretarán como una señal de confianza y aprecio.
  5. Conviértelo en un hábito: Semanalmente, puedes dedicar entre 10 a 15 minutos para valorar y reconocer las contribuciones y esfuerzos de los miembros de tu equipo ya sea a través de mensajes personales de agradecimiento o al iniciar una reunión mencionando los reconocimientos individuales de los miembros del equipo.

¡Ojo, evita estos 3 errores!

  1. No ser auténtico y hacer generalizaciones radicales: Las expresiones de gratitud deben ser específicas y naturales. Hay una gran diferencia entre gritar gracias al salir y sentarse con alguien para describir las cosas que valoras de su trabajo y su efecto positivo en el equipo o la organización. Recuerda que el desempeño del equipo no es el reflejo del esfuerzo equitativo de sus miembros. Por eso, debes tener cuidado a la hora de reconocer. 
  2. Permitir que los empleados se sientan aislados de sus compañeros de trabajo o de la organización en general: No veas como las contribuciones de cada uno de los miembros de tu equipo encaja con el trabajo de los demás. Mejor, resalta cómo los colaboradores utilizan el trabajo de los demás dentro de su departamento o entre otros.
  3. Cambios repentinos o inexplicables en tus prácticas de apreciación: No tengas expresiones de gratitud en exceso de manera forzada y poco sincera.  Mejor tómate el tiempo de preguntarles cómo les gustaría ser reconocidos. La clave es conocer las preferencias individuales de sus empleados, no a todos les gusta ser reconocidos de la misma manera.

Para finalizar, recuerda que cuando los líderes se involucran en el bienestar emocional y mental de sus colaboradores, una cultura de aprecio se propaga más rápidamente y se reduce a pequeñas prácticas de sentido común.

Related Posts

Leave a comment