Conocer la filosofía ZEN es fundamental, si estás buscando cambiar tu calidad de vida. Aprende cuáles son los principios del budismo ZEN y optimiza tu conexión interior y con el mundo. 

La filosofía ZEN es el resultado de los estudios de una escuela budista, originada en China a lo largo de la dinastía Tang entre los siglos VII y X. Las  máximas de la filosofía ZEN derivan de la meditación como eje estructural. Incluso, desde una perspectiva etimológica, “ZEN” significa “meditar”. 

Como consecuencia, la filosofía ZEN refiere a la búsqueda constante del autoconocimiento como medio para alcanzar la paz interior y con el contexto. 

Pero la filosofía ZEN no solamente implica el acto de meditar, sino que se focaliza en la experiencia de una vida en plenitud en función del instante presente. 

Si quieres saber cuáles son los principios de la filosofía ZEN, a continuación te los enumeramos. Y así, podrás conocer con más precisión, cuáles son los beneficios de incluir la filosofía ZEN en tu vida.

1. La mente es la responsable de la construcción empírica

Desde la filosofía ZEN, se considera que aquello que se experimenta no es equivalente a lo real. Por el contrario, para el budismo ZEN, la interpretación de los hechos se lleva a cabo desde una visión mental. Y a la vez, a partir de la cultura individual y las características únicas de la persona. 

A partir de esta premisa de la filosofía ZEN, es posible modificar la percepción del entorno, si se efectúan cambios en el enfoque de la mente.  

En simples palabras, una persona ZEN se considera a sí misma como un agente constante de cambio, que es responsable de la calidad de vida que posee. En consecuencia, a través de la elección de los pensamientos diarios, este principio de la filosofía ZEN invita a construir una captación del mundo diferente, más saludable y con una acción consciente y libre.

Mujer practicando filosofía ZEN.
2. El “Yo” es ilusorio

Por otro lado, desde la filosofía ZEN y a diferencia de la concepción psicológica, el “Yo” no puede definirse con claridad. 

En efecto, para la filosofía ZEN, el “Yo” es una esencia que se mueve continuamente y que es sumamente difícil de comprender. 

Puede decirse, entonces, que del mismo modo en el que cada persona construye su realidad a través de la mente, desde la visión de la filosofía ZEN, el “Yo” es construido de forma ilusoria por cada uno. 

Por ejemplo, cuando tratamos de responder a la pregunta “¿Quién soy yo?”, lo hacemos a través de la formulación de ciertos postulados. Estos solamente definen el “Yo” a través de una profesión o del uso de determinadas etiquetas, que dan una percepción definida del “Yo”. Y que a partir de esta máxima de la filosofía ZEN, es definitivamente una ilusión

3. Cree en lo que percibas como verdadero

Este es otro de los postulados de la filosofía ZEN, que propone pensar cómo percibimos lo que ocurre a nuestro alrededor. 

Particularmente, la filosofía ZEN afirma que las creencias de las personas son las responsables de condicionar aquello que se percibe a través de los sentidos. Así, las creencias alojadas en la mente generan una ilusión de realidad. Para contrarrestarla, este principio de la filosofía ZEN induce a dejar de juzgar y de considerar al sistema de creencias como una verdad radical. Siendo así, si quieres saber qué es la filosofía ZEN, se trata de una invitación a guiarse más por la intuición que por las creencias; y a dejarse llevar por lo que es concebido como verdadero para cada uno.

grupo de meditación aprende los pilares de la filosofía ZEN.
4. El desapego emocional es la vía para ser feliz

Otro de los principios esenciales de la filosofía ZEN para tener una vida feliz, está relacionado con el desapego emocional. 

Debes tener en cuenta que este postulado de la filosofía ZEN no hace referencia exclusivamente al desapego de aquellas cosas materiales innecesarias, sino también a la necesidad de desapegarse de situaciones y vínculos.

De esta manera, según la filosofía ZEN, todo lo que acontece en la vida de una persona tiene un sentido para alcanzar la plenitud. Y por ello, es imprescindible el desapego emocional, para que nuevos acontecimientos y personas puedan llegar a nuestra vida. 

5. “Ser” tiene más importancia que “hacer”

Entre los pilares de la filosofía ZEN, se encuentra la valoración del “Ser” en comparación con el “hacer”. Por consiguiente, la meditación se vuelve una herramienta central para la filosofía ZEN. 

Según un estudio de la BBC, la meditación implica la posibilidad de autoconocerse a través de una liberación mental. Como consecuencia, al conocerte a ti mismo, impedirás cualquier clase de manipulación externa; y tendrás la posibilidad de poner en acción tu capacidad de decidir sin influencias. 

Por ende, mediante la filosofía ZEN, podrás focalizar en tu “Ser” a través de una actitud meditativa activa; y en lo práctico, por ejemplo, tendrás la posibilidad de disminuir el síndrome de la vida ocupada. Al mismo tiempo, no reaccionarás, sino que responderás a los estímulos provenientes del exterior desde tu serenidad interior. 

Una de las disciplinas centrales para meditar es el yoga que aumenta la productividad y el bienestar; y que por lo tanto, es un aliado de la filosofía ZEN.

También, puedes experimentar tu conexión con el “Ser” por medio de  rituales japoneses. De acuerdo con un análisis de Forbes, existen distintos rituales de origen japonés que ayudan a disminuir los niveles de estrés. Uno de ellos deriva de la filosofía ZEN y es conocido como “Chanoyu o ceremonía del té”. Con una antigüedad de más de un siglo, la persona debe preparar y servir un té matcha, junto con algunos dulces japoneses. En este ritual, no es esencial la bebida en sí. Por el contrario, se trata de que lo lleves a cabo en un espacio cómodo y tranquilo. Y al mismo tiempo, que efectúes cada uno de los movimientos que forman parte de este ritual inspirado en la filosofía ZEN, para aprovechar de todos sus beneficios.

práctica grupal de filosofía ZEN.
6. Tenemos la capacidad de observar nuestra mente y vida objetivamente

Si quieres saber más sobre la filosofía ZEN, es importante centrarnos en otro de sus principios. Este manifiesta que todas las personas pueden tener una visión objetiva de su vida y de su mente. Solamente cuando se logra una percepción integral de la realidad por medio de la filosofía ZEN, es posible contemplar el entorno sin condicionantes. 

Así pues, a través de la meditación, podemos analizar cuál es nuestro estado interior, junto con la realidad personal y laboral. Y en consecuencia, desde una perspectiva práctica, a través de la filosofía ZEN, podrás recuperarte del agotamiento en el trabajo y hasta prevenir el síndrome de Burnout.

7. El estado natural del ser es la unidad

Por último, te presentamos el principio de la filosofía ZEN que afirma que somos una unidad con el todo que nos rodea. Por ello, podremos alcanzar el máximo estado de contemplación, al observar lo que nos rodea y fusionarnos con ello. 

Consecuentemente, según la filosofía ZEN, somos una unidad que puede alcanzar exclusivamente la paz con todo lo que existe a través de la unidad. Por medio de esta máxima de la filosofía ZEN, se obtendrá el equilibrio, junto con la salud mental y emocional, al asumir que la separación con el universo es solo una ilusión.

joven mujer practica los principios de la filosofía ZEN al aire libre.

En conclusión, la filosofía ZEN nos invita a repensar la forma en la que vivimos nuestro día a día. Asimismo, el budismo ZEN motiva a reflexionar sobre el modo en el que nos relacionamos con nuestro interior y con el mundo que nos rodea. 

Por último, en el caso de que necesites mejorar tu calidad de vida y obtener el máximo rendimiento en el ámbito personal y laboral, puedes practicar yoga y aprender más acerca de la filosofía ZEN. Ten presente que en Momentu nos especializamos en brindar una solución integral para lograr la salud emocional y física que buscas.

Related Posts

Leave a comment