El síndrome del impostor es una problemática que afecta a millones de colaboradores en todo el mundo. Este padecimiento psicológico implica tener una autopercepción negativa acerca de las capacidades para enfrentar las responsabilidades laborales. De este modo, el talento humano siente que no puede desenvolverse en un determinado perfil de trabajo porque no es capaz para ello. 

Pero ¿cuáles son las características del síndrome del impostor? ¿Cómo pueden definirse los síntomas de esta problemática? ¿De qué forma puede superarse el síndrome del impostor?

No te preocupes, porque en este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber al respecto. En consecuencia, podrás detectar si estás atravesando el síndrome del impostor. Y además, conocerás las estrategias psicológicas que existen para superarlo; y alcanzar el máximo bienestar emocional en tu vida y en el trabajo. 

Definición de “Síndrome del impostor”

Para profundizar en el síndrome del impostor, debemos señalar que esta es una complicación de salud que genera malestar y falta de motivación en el ámbito laboral. 

Según un análisis de la BBC, el 70% del capital humano ha sufrido las consecuencias del síndrome del impostor en algún momento a lo largo de su experiencia en el mundo del trabajo. 

Desde una perspectiva histórica, el término “síndrome del impostor” fue creado en 1978, por Pauline Clance y Suzanne Immes, psicólogas de Estados Unidos. Estas profesionales constataron que existía un déficit en la autovaloración de alumnas universitarias, que habían tenido un recorrido exitoso dentro del contexto académico. Sin embargo, como resultado del síndrome del impostor, se percibían incapaces de desempeñar sus funciones en el entorno laboral. 

Así, si una persona tiene el síndrome del impostor, experimenta una sensación de baja autoestima, porque considera que no tiene las competencias necesarias para llevar a cabo una tarea en especial.

 colaboradora padece consecuencias del síndrome del impostor.
¿Cuáles son las características del síndrome del impostor?

Si quieres saber más acerca del síndrome del impostor, a continuación, te detallamos una serie de cualidades específicas que lo caracterizan:

  • Baja autoestima e inseguridad. 
  • Comparación constante con otros profesionales. 
  • Autoexigencia y perfeccionismo. 
  • Falta de aceptación de las virtudes, ya que el colaborador se percibe como un impostor. 
  • Puede ser un padecimiento psicológico temporal o que se extiende en el tiempo.
  • El síndrome del impostor no está relacionado necesariamente con trastornos de depresión y ansiedad. 
  • El síndrome del impostor no tiene distinción de género. 
colaborador sufre del síndrome del impostor en su trabajo
¿Cómo evitar el síndrome del impostor?

Existen múltiples mecanismos que puedes poner en acción, si piensas que estás padeciendo el síndrome del impostor. 

Aquí, te los detallamos para que puedas resolverlo y disfrutar de bienestar emocional, tanto en tu contexto personal, así como laboral.

1. Reconoce la problemática

En primer lugar, frente al síndrome del impostor, es esencial asumir el problema para poder alcanzar una posible solución. 

En este punto, puede ser muy útil compartir tus sentimientos con algún allegado o amigo de tu círculo íntimo. 

De hecho, tener una visión de terceros podría ser de gran ayuda para reconocer el síndrome del impostor. Es probable que encuentres el apoyo que necesitas; y hasta notes que a muchas otras personas le ha ocurrido u ocurre lo mismo que a ti. 

equipo de trabajo trata de superar los síntomas del síndrome del impostor.

2. No te compares 

Otra de las acciones que puedes llevar a la práctica de forma consciente para combatir el síndrome del impostor, es evitar la comparación. Todas las personas somos diferentes. Y allí, reside la riqueza de un equipo de trabajo. 

Como afirma un estudio de Forbes, todos los grupos de trabajo deben tener en claro los objetivos a alcanzar y focalizar su voluntad en ello. La integración del equipo es el resultado de las particularidades de cada una de las personas que lo conforman. 

Siendo así, en entornos en los que se presenta el síndrome del impostor, el rol del líder es fundamental, para crear una cultura laboral positiva y aplicar estrategias para construir equipos resilientes

Por consiguiente, el líder es quien deberá hablarle a su equipo de salud mental. Ello, por medio de una comunicación fluida, para detectar si su talento está experimentando algún síntoma inherente al síndrome del impostor. 

Resumiendo, detecta en qué momentos te sueles comparar con colegas y enfócate en tus propios logros y no en aquellos que han alcanzado los demás. 

Por ende, los síntomas del síndrome del impostor disminuirán. Y así, fortalecerás tu autoestima y verás los aspectos positivos de tu personalidad y de tu rol como profesional. 

3. Acepta los elogios de tu entorno

Por lo general, las personas solemos asumir con más facilidad, los defectos que las virtudes que poseemos. Por el contrario, es central fomentar una autopercepción integral y real. 

De esta manera, para evitar el síndrome del impostor, se deben reconocer los aspectos positivos. E incluso, aceptar los buenos comentarios dentro del contexto laboral. 

Los pensamientos moldean nuestra mente y el accionar en el día a día. Por consiguiente, si alguien de tu equipo de trabajo emite alguna devolución positiva sobre tu comportamiento o desempeño, acéptala sin problemas. De este modo, poco a poco, irás desarrollando una percepción favorable sobre tu persona y dejarás atrás el síndrome del impostor. 

4. Recurre a la terapia psicológica

Por último, si necesitas fortalecer tu salud emocional y vencer el síndrome del impostor, te recomendamos que recurras a un profesional especializado. Entonces, dentro de un espacio terapéutico, podrás poner en palabras tus emociones. Y así, lograr cambios conductuales que te ayuden a superar las consecuencias del síndrome del impostor en tu vida.

 ejemplo de síndrome del impostor en un contexto laboral.

En resumen, el síndrome del impostor no solamente afecta el bienestar del talento humano, sino también la productividad de las empresas

Por eso, ante la presencia del síndrome del impostor, es esencial buscar mecanismos de fortalecimiento de la autoestima de los colaboradores. Solamente así, cada persona podrá desempeñar sus funciones a partir de una autopercepción real y saludable sobre sí misma. 

No olvides que si tu compañía forma parte de Momentu, como colaborador, puedes aprovechar la posibilidad de desarrollar tu salud emocional. Tenemos para brindarte sesiones de terapia individual, así como también coaching emocional y terapias alternativas como el yoga y la meditación. 

Las personas son el eje estructural de toda organización. Por eso, si quieres seguir creciendo como profesional, piensa en cómo te percibes a ti mismo. Detecta tus fortalezas y si sientes que puedes estar atravesando síntomas propios del síndrome del impostor, busca ayuda. Es el primer paso para alcanzar la meta máxima: tu bienestar emocional personal y laboral.

Related Posts

Leave a comment